Nuestra experiencia

Descubrimos este sitio un finde que nos alojamos en Gata de Gorgos, paseando por el pueblo. La crítica en TripAdvisor era bastante buena y nos animamos a probarlo.

En la carta, además de las 20 o 30 pizzas para elegir (no exageramos), había una página de entrantes y otra de ensaladas, que no probamos pero por lo que vimos en otras mesas tenían muy buena pinta.

Lo que si que probamos es lo siguiente:

  • Patatas bravas. Patatas pequeñitas asadas, partidas por la mitad, con alioli casero, una salsa de tomate picante y quicos ¡Buenísimas y diferentes!
  • Alla Pana. Era la típica carbonara, pero muy sabrosa y con la masa muy rica.
  • Ceba golosa. Una especie de pizza cuatro quesos con queso de cabra y cebolla caramelizada; no podía fallar.

No nos quedó sitio para el postre pero por lo visto eran caseros.

Calidad-precio está muy bien, las pizzas son bastante grandes y cuestan entre 6 y 9€.

El local era acogedor; la verdad es que para estar en un pueblo tan pequeño, destacaba entre la mayoría de bares y restaurantes típicos por intentar adaptar la estética del local a un rollo más industrial y con más personalidad.

Además, nos gustó muchísimo el ambiente que se respiraba. La mayoría de clientes eran habituales y del pueblo, por lo que la camarera los conocía y el trato era súper cercano.

¡Un sitio súper recomendable si pasas por la zona con ganas de pizza!

Redes Sociales
Ubicación