Nuestra experiencia

Por muchas fotos que veas, no te puedes hacer una idea de lo bonito que es este sitio; HAY QUE IR. La comida está muy rica, pero solo por lo cuidado que está cada rincón y cada detalle vale la pena. La entrada es espectacular, pero es que hasta los baños merecen mención especial. El sitio recrea un espacio exterior y súper diferente a cualquier otro restaurante que hayamos visto en Valencia.

Al contrario que en Voltereta, el otro restaurante del grupo, en Bali no hay menú cerrado y la idea es compartir diferentes platos pequeños al centro de la mesa. Nosotros probamos la crema de puerro, el humus, el tartar de tomate y fresas, la tortilla trufada y las croquetas de pollo a l’ast (estas dos últimas cosas son nuestras favoritas).  ¡Y de postre tarta de oreo! Eso nunca falla.

Las raciones no son enormes, pero tampoco es caro, entonces es perfecto para pedir diferentes cosas y probarlo todo. En su web tienen la carta completa con los precios, puedes verla AQUÍ.

Es importante reservar antes de ir, porque siempre está lleno. Las reservas (hasta dónde nosotros sabemos) solo se pueden hacer online desde su página web. ¡RESERVA!

Redes Sociales
Ubicación