Nuestra experiencia

En una callecita pequeña justo detrás del Palacio del Marqués de Dos Aguas descubrimos este restaurante italiano que nos robó el corazón.

Lo primero que nos llamó la atención fue lo acogedor que es. La decoración mezcla cosas muy sencillas con elementos antiguos, espejos, cuadros, libros... creando un ambiente diferente y especial.

La atención también fue una maravilla desde el primer momento. Es un restaurante familiar y los dueños son de la Toscana y se nota que sienten pasión por lo que hacen.

Aunque también tienen ensaladas, una amplia variedad de pasta, carnes y pescados, nosotros nos decidimos por probar sus pizzas. Las preparan en palas con harina biológica y trabajando la masa a mano. El tamaño de la pala es bastante grande, pero se pueden pedir medias palas para probar diferentes sabores o combinar con otros platos.

¿Qué probamos?

  • Tabla mixta Toscana con embutidos , quesos de temporada y tostadas con salsas caseras.
  • Pizza tricolore: Tomate cherry, mozzarella de bufala, queso ricotta, albahaca, gotas de pesto, nuez. Brutal. La masa estaba crujiente y era "gordita" pero sin llegar a resultar pesada. Sabemos que hay quienes la prefieren finísima pero a nosotros nos pareció que esta estaba en el punto perfecto.
  • Panna cotta con frutos del bosque.

______________

Servicio a domicilio.

En Ostería del Poeta también ofrecen servicio a domicilio y tuvimos la oportunidad de probarlo y volver a disfrutar del sabor de sus pizzas. Igual de buenas que en el local, pero para disfrutar en casa.

Ubicación