Nuestra experiencia

Seas vegano o no, creemos que Khambu te puede gustar. Sabemos que, de primeras, los amantes de las hamburguesas pueden pensar que una hamburguesa sin carne, bacon y queso no es tal. ¡Pero sorpresa! En khambu las hamburguesas tienen todo esto, pero 100% vegetal (y buenísimo).

Es de los pocos sitios en Valencia que tiene la famosa “Beyond Burger”, la hamburguesa 100% vegetal que promete oler, saber y tener la textura de la carne de vacuno. Pues bien, después de probarla podemos decir que sí; tanto el sabor como la textura se acercan muchísimo a una hamburguesa “de verdad” y está muy buena. De hecho María, que no es muy amante de la carne, llegó a decir que no le convencía porque “Sabía demasiado a carne”.

Las hamburguesas se pueden pedir independientes y cuestan entre 5,90€ (la mayoría) y 9,90€ (la Beyond) o en el menú que incluye bebida y patatas o boniato (8-12€). Después hay diferentes entrantes para picar (nuggets, heura, wraps, nachos…) y ensaladas. Descubre toda la carta del Khambu AQUÍ.

Nosotros pedimos el menú Beyond con patatas y la hamburguesa clásica con boniato y, aunque la Beyond nos sorprendió por su parecido a la carne, nos gustó incluso más la clásica: hamburguesa de soja, con queso y bacon veganos, tomate, lechuga y cebolla caramelizada.

Nos quedamos más que saciados con el menú, pero tenían un montón de tartas caseras, brownies y tartaletas con una pinta espectacular. Sin duda, volveremos a probarlo.

El local no es muy grande, pero pese a mantener la estética de un “fast food”,  está decorado con gusto. Además, dentro de sus posibilidades intentan tener el menor impacto posible sobre el medio ambiente: utilizan envases de papel, vasos de cristal, cubiertos 100% compostables, tienen un mueble para clasificar los residuos después de comer y, si pides una ensalada, te la sirven en un bowl comestible. ¡Una idea genial!

¿Lo peor? Fuimos a cenar en hora punta y había bastante cola. Únicamente había una persona atendiendo, por lo que se hizo bastante larga la espera. Además, no te puedes sentar para reservar mesa hasta que no has pedido. El sistema es sencillo: llegas, haces cola, pides, te dan los refrescos y un aparatito que vibra cuando tu pedido está listo para recoger.

Ubicación