Nuestra experiencia

Probamos este restaurante en una comida con amigos, aprovechando que pasábamos el día en Jávea. Nos encantó la decoración y las vistas que tiene; es súper bonito comer en la zona de la terraza viendo el mar. Está todo muy cuidado y es súper acogedor.

Probamos el arroz al senyoret y algunos entrantes (calamares y croquetas), pero guardamos un recuerdo especial del postre: una de las mejores torrijas de horchata que hemos comido nunca. ¡Espectacular! El browine también estaba genial, pero la torrija lo eclipsó.

AQUÍ podéis ver toda la oferta gastronómica de Cala Bandida y su precio. Para la ubicación en la que está, lo bonito que es y la calidad de la comida… los precios no están nada mal.

Aunque no hemos tenido ocasión de probarlos, los desayunos también pintan genial.

Ubicación