Nuestra experiencia

A veces no es fácil comer en primera línea de playa en un sitio tan turístico como Calpe y no acabar en el típico restaurante "para guiris".

En este caso decidimos probar Blau Mar siguiendo las recomendaciones de varias personas y fue todo un acierto.

Aunque está en pleno paseo, nos sentamos en la parte del fondo, sin vistas a la playa. Sin embargo, gracias a esto pudimos ver el buen rollo que había en cocina y entre los camareros; eran todos súper atentos y muy agradables. Es un restaurante familiar, pequeñito y sin muchas pretensiones pero de comida casera y un servicio de 10.

El local es pequeño y no tiene mucho encanto y, al menos cuando nosotros fuimos, no tenía terraza (aunque sí una zona con unos ventanales bastante grandes abiertos que daba la sensación de estar un poco en el exterior).

¿Qué comimos?

  • Pan con alioli, nunca falta.
  • Calamares.
  • Bravas. Nos sorprendieron, muy recomendables.
  • Arroz al senyoret. Sabroso y en su punto.

Aunque tienen una amplia carta de carnes y ensaladas, entendemos que su especialidad son los arroces secos y melosos, los pescados (procedentes de la propia Bahía de Calpe) y las tapas. Basan su oferta en el producto de temporada y es un buen sitio para probar la comida típica de la Marina Alta.

⚠️ En verano es imprescindible reservar ya que es una zona súper turística.

 

Redes Sociales
Ubicación